NEWSLETTER INMOBILIARIA
OCTUBRE 2020
Recomendaciones para escoger un buen inquilino
FUENTE: Noticiasinmobiliaria.com
Quizás una de las decisiones más difíciles que tenemos que tomar cuando alquilamos una vivienda es ¿cómo elijo a un buen inquilino?. Hoy les entregaremos algunas claves para la elección de un buen inquilino.

Algunos consejos para encontrar al inquilino ideal
Es muy cierto que alquilar supone un cierto riesgo, como todas las cosas importantes en la vida, pero una vez tomada la decisión, hay que seguir adelante. Aquí les entregamos algunos datos.

Es muy importante primero que todo, publicar un anuncio completo. Así se asegura que los interesados conocerán de antemano las condiciones, sobretodo las económicas.

Tener claro a qué tipo de familia o persona quiere arrendar, ya sea una familia numerosa, o una con animales, o una pareja, etc.

¿Cómo debe ser un buen inquilino?
A un buen inquilino desde un principio le gustará dejar las cosas bien claras. Se muestra sincero y transparente, además, facilita las gestiones que conlleva el proceso de alquiler. Demuestra ciertas condiciones de negociador y conciliador ante cualquier discrepancia. Es una persona que se compromete personal y legalmente, también es empático a la hora de entender al propietario y sus demandas.

Con un perfil así, el propietario se puede sentir tranquilo, ya que podrán llegar a buenos acuerdos. También es importante la primera impresión que se forme de la persona. Hay que entender que no puede llegar a conocer a fondo a una persona en una entrevista, por lo tanto, también influirá su intuición a la hora de elegir a su inquilino.

Desconfiar del inquilino muy perfecto, ya que puede ser un estafador/a. Puede prometer muchas cosas y después no cumplirlas.

Solvencia del inquilino
Seguramente este punto es el más preocupante para los propietarios. Hay que tener claro lo siguiente:

Nivel de ingresos: esto se sabe solicitando una nómina o en las declaraciones de IRPF en caso de autónomos.
Estabilidad laboral: no es lo mismo alquilar a alguien que recién está cotizando, que a alguien que lleva años en el mundo laboral y cotizando.
Si el inquilino no da suficientes pruebas de solvencia, es aconsejable exigir garantías adicionales, más allá del mes de fianza:

Exigir un depósito adicional: un importe a convenir que será retenido por el propietario y que será devuelto al finalizar el arrendamiento.
Aval bancario: una entidad financiera se encarga del importe de las deudas del arrendatario.
Fiador solidario: es aquel que garantiza con su patrimonio el cumplimiento de las obligaciones del arrendatario, en caso de no cumplir.
Nunca estará de más la mayor información que pueda tener del futuro arrendatario y si no pone problemas en entregar todo lo que se le pide, mejor aún.
Historiador Vicente Ramos 30-8
03540 · Playa San Juan · Alicante
Tel: 671 629 910
alicante@gesmar2000.com