NEWSLETTER INMOBILIARIA
OCTUBRE 2020
Guía para el ahorro energético en el hogar
FUENTE: Elaboración propia
El ahorro energético o eficiencia energética consiste en la optimización del consumo energético.
Cuando se piensa en el ahorro energético en el hogar, normalmente se relaciona con un ahorro económico, que obviamente, resulta un componente importante, pero no el único, ya que una de las razones principales es cuidar del medio ambiente. Igualmente hay más razones para cuidar el gasto que realizamos en nuestras casas como por ejemplo:
 Las energías no renovables se agotan: la energía que recibimos de combustibles fósiles como el carbón o el petróleo se van terminando, ya que el consumo es cada vez mayor y tarda miles de años en regenerarse.
 El impacto ambiental: ya que muchos de los gestos que hacemos habitualmente como ir al trabajo en coche o no reciclar bien la basura, produce un impacto ambiental que tenemos que reducir si queremos vivir en un planeta sano y dejarle ese legado a las generaciones futuras.
 Depender de las energías no renovables: puede significar una dependencia energética que se vería afectada una vez finalizados esos recursos y que tendría un impacto no solo económico sino también social.
Para conseguir un ahorro energético en el hogar, hay que modificar hábitos y determinados aspectos de nuestro día a día para que las facturas de los suministros como agua, gas o electricidad disminuyan y nuestro impacto ambiental sea menor.
Estos son algunos de los gestos que podamos hacer para ahorrar energía en casa:
 Aprovechar la luz natural: teniendo en cuenta que vivimos en un país soleado, aprovechar la luz natural en vez de encender luces en casa es una forma de ahorrar en la factura de la luz. Asimismo, abrir persianas y cortinas en invierno cuando haya horas de sol y cerrarlas al anochecer y hacer todo lo contrario en verano, puede suponer un ahorro también en la calefacción y en el aire acondicionado. También puedes ir sustituyendo las bombillas incandescentes por bombillas de bajo consumo o bombillas LED que son más eficientes y consumen menos.
 Un buen aislamiento: es fundamental tener la casa bien aislada para evitar fugas de calor y de frío. Empieza revisando paredes y ventanas para analizar si ese aislamiento es efectivo o no.
 Apagan las luces y los aparatos en standby: acuérdate de apagar las luces cuando no estés en esa estancia de la vivienda y ten en cuenta que los aparatos que se quedan en standby siguen consumiendo, para evitarlo desenchufa todo lo que no estés utilizando.
 Utilizar electrodomésticos eficientes: cuando los compres o tengas que sustituirlos, fíjate en que la etiqueta energética sea A+, A++ o A+++, ya que son más eficientes. Utiliza el lavavajillas y la lavadora cuando estén a plena carga, con la plancha puedes dejar las prendas que necesiten menos planchado para el final y plancharlas con el calor residual tras desconectar el aparato, cuando cocines en el horno aprovecha y hornea más de un plato, otro truco es tapar las sartenes y ollas al cocinar, ya que gran parte del calor que se genera escapa si no se utiliza una tapa y aprovecha el calor residual del horno de la vitro para terminar de hacer lo que estás cocinando.
 Presta atención también al agua: instalando reguladores de caudal en los grifos para reducir el consumo de agua tanto en el baño como en la cocina o en el jardín de tu casa.
 No abuses de la calefacción ni del aire acondicionado: utilizando una temperatura de confort en invierno que oscile entre los 20 y los 23 grados y en verano entre los 22 y los 25 grados. Puedes utilizar termostatos digitales para mantener la temperatura y usar la calefacción y el aire acondicionado sólo en las estancias que estés utilizando.
 Instala un sistema de domótica: que aunque en un principio pueda parecer una gran inversión, ayuda a lograr un ahorro energético en la vivienda de una forma muy sencilla, además de que tiene muchísimas utilidades, como la gestión de los electrodomésticos, del apagado y encendido de las luces de la calefacción y por supuesto, la seguridad.
Como vemos, estos gestos que al principio pueden costarnos llevar a la práctica a diario, son hábitos que nos permitirán ahorrar en casa y que sin duda valen la pena para cuidar el planeta.

Historiador Vicente Ramos 30-8
03540 · Playa San Juan · Alicante
Tel: 671 629 910
alicante@gesmar2000.com