NEWSLETTER INMOBILIARIA
OCTUBRE 2022
Cómo elegir radiador y ahorrar en tu factura
FUENTE: El Mueble
Los radiadores influyen mucho en el consumo de la calefacción. Escógelos eficientes: los amortizarás en 2-3 años. A mayor potencia, menor consumo. En sistemas de calefacción por caldera ahorrarás hasta un 20 % de las facturas aumentando la potencia de los radiadores, según Leroy Merlin. ¿Los tienes eléctricos? Contrata la tarifa de discriminación horaria y ahorrarás hasta un 40 %. Eso sí, los radiadores deben llevar acumuladores.

TIPOS DE RADIADORES


"INVISIBLES" EN EL SUELO

• No roban espacio. Van empotrados en el suelo, en un canal de 8 cm de profundidad. • Se aconseja instalarlos delante de ventanas o puertas de terrazas. No ocupan espacio en la pared, por lo que tendrás sitio para poner muebles, cuadros, puertas, etc.
• Gastan menos. Su tecnología de baja temperatura los hace muy eficientes. Consumen entre un 9 y un 16 % menos que los de acero, y un 5 % menos que la calefacción por suelo radiante.


RADIADORES DE AGUA

ALUMINIO: Eficientes y económicos. Rápidos pero se enfrían antes.

• Se componen de elementos unidos entre sí. A mayor cantidad de elementos, más espacio calentará el radiador.
• Uno de aluminio de 10 elementos y 1060 W de potencia puede calentar un espacio de 8-9 m2.
• Son fáciles de instalar, baratos y eficientes. Los hay en muchos modelos, diseños y colores.
• Se calientan rápidamente. Las habitaciones alcanzan un buen nivel de confort en poco tiempo.
• En contra: conservan el calor menos tiempo que los de fundición. Son menos resistentes y duraderos.

PANEL DE ACERO: Tienen buen precio aunque consumen más energía.

• Llevan un panel de acero en su parte frontal, delante del cuerpo de aluminio.
• La potencia se calcula por metro lineal. A diferencia de los de aluminio o fundición, no se pueden ampliar sumando elementos o módulos.
• Los hay de poco espesor, adecuados para habitaciones donde no hay espacio. Resultan muy discretos.
• Son muy resistentes. Se calientan con rapidez, pero el calor se conserva bastante menos tiempo.
• En contra: los que más consumen. Si no son de buena calidad, se pueden oxidar.

HIERRO FUNDIDO: Tardan en calentarse pero el calor dura más

• Están formados por columnas o tubos de fundición conectados entre sí por los que pasa el agua caliente.
• Los que mejor conservan el calor (más inercia térmica). Una vez apagados, las habitaciones permanecen calientes durante mucho tiempo.
• Si la casa ya los tenía cuando la compraste, merece la pena conservarlos y recuperarlos.
• Los hay muy decorativos y se pueden pintar con esmalte anticalor.
• En contra: son complicados de instalar. Tardan bastante en calentarse.


RADIADORES ELÉCTRICOS

PANELES RADIANTES: Consumen poco pero pueden enfriarse con rapidez.

• Pueden ser de aluminio, vidrio, piedra o cerámica. La resistencia interna calienta el panel que difunde el calor.
• Calientan con gran rapidez. Son ideales para espacios que necesitan calor inmediato (por ejemplo, baños).
• Los de mármol y cerámica consumen un 15 % menos que los emisores.
• En contra: los de mica, aluminio y vidrio se enfrían con relativa rapidez.

CONVECTORES: Conservan bien el calor, mejor para espacios pequeños.

• Funcionan con resistencia eléctrica. El aire pasa por ellas y se calienta. Al hacerlo sube, sale por las rejillas y calienta la habitación.
• Se fabrican en chapa de metal. Son ligeros, fáciles de instalar y económicos.
• Tienen buena inercia térmica. Una vez apagados, el calor se conserva bien.
• En contra: son los que más consumen de los radiadores eléctricos.

EMISORES TÉRMICOS: Aunque son los menos económicos, su calor es muy confortable.

• Llevan unas tuberías internas por las que discurre un fluido caloportador. El fluido se calienta y difunde el calor lentamente, aportando confort.
• Son aparatos bastante eficientes. Consumen hasta un 20 % menos que los convectores, aunque gastan más electricidad que los paneles cerámicos.
• En contra: se deben instalar fijos a la pared. Son menos económicos.

UTILIZA BIEN LOS RADIADORES Y REDUCE EL RECIBO UN 20 %

• Púrgalos antes de usarlos. Si eliminas el aire de las tuberías, los radiadores se calentarán por completo y gastarán mucho menos. O colócales purgadores automáticos.
• Ponlos en el lugar adecuado. Lo mejor es colocarlos bajo las ventanas. Contrarrestarás el frío que emiten las paredes que dan al exterior.
• Coloca láminas reflectantes. Se ponen entre el radiador y la pared. Ahorran entre un 10 y un 20 % de energía.
• Controla la temperatura. Cada grado de más sube el consumo un 7-8 %. Ajusta la temperatura a 21º de día y a las 18º de noche. Si la casa va a estar vacía unos días, pon el termostato a 15º.
• ¡Conéctalos! Hay radiadores eléctricos y válvulas que puedes encender y apagar desde el móvil.
• Cuidado con las ventanas. Ventila las habitaciones en cinco minutos, como máximo. Si tienes que volver a ventilar, apaga los radiadores ese rato.
Calle Aguarón Nº10
50014 · Zaragoza
Tel: 976 479 409
info@aldebre.com